22 de noviembre de 2008


¡Dime qué dices, mar, qué dices, dime!
Pero no me lo digas; tus cantares
son, con el coro de tus varios mares,
una voz sola que cantando gime.

Ese mero gemido nos redime
de la letra fatal, y sus pesares,
bajo el oleaje de nuestros azares,
el secreto secreto nos oprime.

La sinrazón de nuestra suerte abona,
calla la culpa y danos el castigo;
la vida al que nació no le perdona;

de esta enorme injusticia sé testigo,
que así mi canto con tu canto entona,
y no me digas lo que no te digo.



-Miguel de Unamuno-

5 comentarios:

mariposa dijo...

Bella imagen y bello poema.un saludo

Noray dijo...

Hermoso soneto, sobre todo el primer terceto. Te dejo otro poema de Unamuno que, para mí, es de los mejores.

ME DESTIERRO

Me destierro a la memoria,
voy a vivir del recuerdo.
Buscadme, si me os pierdo,
en el yermo de la historia,

que es enfermedad la vida
y muero viviendo enfermo.
Me voy, pues, me voy al yermo
donde la muerte me olvida.

Y os llevo conmigo, hermanos,
para poblar mi desierto.
Cuando me creáis más muerto
retemblaré en vuestras manos.

Aquí os dejo mi alma?libro,
hombre?mundo verdadero.
Cuando vibres todo entero,
soy yo, lector, que en ti vibro.

Un abrazo

Verbo... dijo...

Confidencias.

Lo lindo del mar es que traga,
traga o esconde en lo mas profundo
las confesiones.

Un beso Umi
y que rico es volverte a ver ♥

M.

CintiTa dijo...

QUE LINDO!! Me encnata el mar y sus misterios. es tan bello!!
besitos amiga!! hasta pronto.

Adolfo Payés dijo...

Saludos por aquí visitándote pues al dirección mía tenia un error así te dejo la correcta..

saludos...

http://apayess.blogspot.com/