30 de marzo de 2010

Y DE LOS REPLANTEOS


Y de los replanteos
y recontradicciones

y reconsentimiento sin o con sentimiento cansado
y de los repropósitos
y de los reademanes y rediálogos idénticamente bostezables
y del revés y del derecho
y de las vueltas y revueltas y las marañas y recámaras y
remembranzas y remembranas de pegajosísimos labios
y de lo insípido y lo sípido de lo remucho a lo repoco y
lo remenos
recansado de los recodos y repliegues y recovecos y refrotes de lo remanoseado y relamido hasta en sus más recónditos reductos
repletamente cansado de tanto retanteo y remasaje
y treta terca en tetasy recomienzo erecto
y reconcubitedio
y reconcubicórneo sin remedio
y tara van en ansia de alta resonancia
y rato apenas nato ya árido tardo graso dromedario
y poro loco
y parco espasmo enano
y monstruo torvo sorbo del malogo y de lo pornodrásticocansado hasta el estrabismo mismo de los huesos
de tanto error errante
y queja quena
y desatino tísico
y ufano urbano bípedo hidéfaloescombro caminante
por vicio y sino y tipo y libido y oficiorecansadísimo
de tanta estanca remetáfora de la náusea
y de la revirgísima inocencia
y de los instintos perversitos
y de las ideitas reputitasy de las ideonas reputonas
y de los reflujos y resacas de las resecas circunstanciasdes
de qué mares padres
y lunares mareas de resonancias huecas
y madres playas cálidas de hastío de alas calmassempiternísimamente archicansado
en todos los sentidos y contrasentidos de lo instintivo o sensitivo tibio
o remeditativo o remetafísico y reartístico típico
y de los intimísimos remimos y recaricias de la lengua
y de sus regastados páramos vocablos y reconjugaciones y recópulas
y sus remuertas reglas y necrópolis de reputrefactas palabras

simplemente cansado del cansancio

del harto tenso extenso entrenamiento al engusanamiento

y al silencio.


-Oliverio Girondo-

3 comentarios:

CintiTa dijo...

Excelente Girondo, me encanta!!! saludos.-hasta prontito.-

María Jesús Verdú dijo...

Me agradó descubrir y aterrizar en tu blog

Fernando dijo...

siempre es un gusto leer a Girondo.

Besos