30 de mayo de 2008

Déjame

Déjame recostar mi sed
junto a tu boca.
Deja la quietud de mis pies
al borde de tus poros
Déjame con esa voz que sólo yo conozco
descansa ya, detente
no es posible seguir
en busca de más llanto.
Sí, quiero una paz
que se levante diaria
junto a mi sombra,
que vuelvan a mi mesa
el vino, el pan
y a mi lecho el amor.
Desde ahora descansará mi arco,
no más flechas de guerra
en los atardeceres solos.
No más la inútil impaciencia
de rogar un verano,
ni las manos a tientas
buscando recelosa mi propia piel.
Devuélveme en tu rostro
la verdad de mis ojos
y empieza a recorrer mi sangre,
en un solo latido,
como cuando se piensa un hijo.
Dame el asombro renovado
de tu palabra y también
el silencio que clausura la angustia.
Levántame el milagro del olvido!

-B.Zuluaga-

7 comentarios:

Usagi dijo...

Hey que alegria ser la primera y volver a encontrarte el rastro despues de tanto tiempo.
Espero que andes de 10 Uma y como siempre nos das esas poesias q tan bien nos hacen.

Se te extrañaba. Te dejo saludos!

Kunuca dijo...

uffff yo quiero todo eso!!! besos

CintiTa dijo...

que belleza!! añoro de verdad todas esas cosas que describes. muy bello, gracias por compartrilo. saludos.- un placer leerte.

Juan M Idiazabal dijo...

Muy bueno Uma... a quien no le gustaría poder tener todo eso... más si alguna vez lo tuvimos y ahora sólo añoramos esos momentos...


Disfruten, sean felices
http://kratosdelaslenguas.blogspot.com/

Noray dijo...

Bellísimo, no conocía nada de este autor.

Gracias.

Un beso.

Shanty dijo...

Magnífico Uma, escribes bellísimo.
Besos.
Shanty

Donelia Pérez dijo...

Preciosa toma de fotografía acompañada de hermosas palabras!