15 de abril de 2009


Lo más hermoso, aquello
que no puede comprarse,
que vale, frente a un copo de tu espuma,
si se sabe mirar,
frente a una pluma de tormenta, rota
sobre tu orilla, frente
a tus platas y azules,
metales y cristales,
si se los sabe oler, gustar, tocar, oír...

Qué vale nada lo que tú. Rebosa
la eternidad tu vaso,
llueve su vino sobre nuestra carne.
Una concha roída
por los gusanos de tu mar, un poco,
de cal, y bruma, y nácar,
pude hacernos llorar,
ensancha las fronteras
del alma, desmorona
los muros negros de la realidad.
Qué vale nada, todo,
lo que tú, playa mía,
lirio de arena, selva
de círculos de oro,
túnica ardiente, pálida campana,
palacio sumergido,
inolvidable...

De "Cuanto sé de mí" 1957-1959

-Josè Hierro-

Foto: Kunuca

4 comentarios:

fgiucich dijo...

Los grandes regalos de la naturaleza que muchos, no tienen la capacidad de contemplar. Hermoso poema. Abrazos.

Adolfo Payés dijo...

Hermoso poema..
vale la pena tu presencia..

saludos fraternos
un abrazo

CintiTa dijo...

bello, como siempre nos traes bellas poesías. gracias!!
hasta pronto.-

La cocinera dijo...

Pasate por mi blog www.gustoenmicocina.blogspot.com
tengo algo para ti.

Besos